Música de mi vida - los 80 en español

Vuelvo a esta miniserie de “miraderos” con un amplísimo grupo de canciones que, sin duda, podrían agruparse en diversos géneros, entre los que destacaría el pop. Para muchas personas, la música de la adolescencia es la que de forma más intensa nos va a acompañar siempre, y la que con más agrado nos va a gustar escuchar una y otra vez. Eso es lo que me sucede a mí con la música de los 80, no solo la española, pero acaso especialmente la española. Intuyo que lo mismo les sucederá a muchas personas de mi generación, o incluso de otras posteriores, a juzgar por la profusión de listas de reproducción en las diversas plataformas que hoy se han convertido en la base de nuestro estilo de escuchar música, y también la frecuencia de orquestas y todo tipo de eventos que son convenientemente animados con música de los 80. No hace mucho estuve en una de esas “noches de los 80” y comprobé una vez más, con una mezcla de diversión, alegría y cierta nostalgia porque los años van pasando que… me sabía prácticamente todas las letras de todo. Y como eso les pasaba a gran parte de los asistentes, el público cantaba los suficientemente alto -aunque sin duda con mucha menos calidad musical- para acompañar y solaparse con la música que sonaba por los altavoces…

Música de mi vida - los 80 en español

 

Si la música puede tomarse de algún modo como resumen o emblema de toda una forma de vida o de la cultura de un momento, podría decirse que los 80, al menos en España, fueron años de diversión y superficialidad. Algo de eso trata de expresar seguramente el asentado término “movida”, acaso la mejor definición de aquella época. Se fueron apagando los cantautores con letras más o menos profundas de protesta contra todos los males del mundo, los cantos contra todas las formas de opresión, para dar paso a la generación a la que pertenezco, que nunca podrá presumir de haber corrido delante de los “grises”, pero sí de haber disfrutado de la frescura de la libertad que nos encontramos como un regalo, no solo desde una perspectiva jurídica sino también social. Y si en el primer terreno quizá las cosas se hayan mantenido, en el segundo ámbito (el del reproche social), sin duda hemos retrocedido. Basta recordar algunas de aquellas letras para comprender perfectamente lo escandalosas que resultarían hoy en día, y creo que no estamos lejos de llegar a su retirada o prohibición, como no sea que la invocación de un espíritu “retro” permita “salvar” estas letras… Para muestra un botón, desde “y mi mujer se encierra en la cocina” que decían los Toreros Muertos en “Manolito” (y gran parte de las leras de este grupo, desde la historia de “Yo no me llamo Javier” a “Soy falangista”), hasta “Seremos de nuevo un imperio” que se canta en “El Imperio contraataca” (los Nikis), pasando por “Bailaré sobre tu tumba” (Siniestro Total) o “Todos los negritos tienen hambre y frío” (Glutamato yeyé), las letras de los años 80 -cuyo sentido, como pueden comprender los lectores, no comparto en la mayoría de los casos- son un verdadero canto a lo políticamente incorrecto. Y también una prueba de lo bien que le sienta un ambiente de libertad a la creatividad humana, aunque sea en temas y contenidos abiertamente superficiales…

Música de mi vida - los 80 en español

Fuente de las imágenes: