Para quienes hemos crecido en nuestro ámbito cultural, y yo creo que con independencia de las creencias de cada uno, la Navidad viene siempre unida a luces y a música. Estas fiestas, en las que de alguna manera la familia y los seres queridos ocupan más nuestra atención, son inimaginables sin canciones, y es probablemente por ello entre nuestros recuerdos de infancia aparecen siempre las Navidades y estas van unidas a determinadas canciones. En España el protagonismo lo han tenido siempre nuestros clásicos villancicos, que resisten muy bien el paso del tiempo. Y, desde luego, son muchos de ellos los que forman parte con derecho propio de la “música de mi vida”. Desde el “Noche de paz” hasta el “Tamborilero”, desde el “Adeste fideles” hasta “Los peces en el río”, desde el “Ay del chiquirritín” al “Campana sobre campana”, desde ese precioso villancico asturiano titulado “En el portalín de piedra” a las clásicas coplillas del “Ande, ande, ande, la marimorena”, que en mi familia siempre hemos sabido improvisar sobre la marcha.

 

Aunque si tengo que elegir entre villancicos en español y canciones navideñas de origen anglosajón no dudaría en quedarme en los primeros, para ser sincero he de reconocer que el cine y los discos han provocado que también algunas hermosas canciones navideñas en inglés formen hoy parte de mi vida. Para mí, de niño Papá Nöel o Santa Claus era un ser del que solo sabía por las películas, y aunque como muchos aquí he procurado y logrado que mis hijos se decanten claramente por los Reyes Magos, al final (como creo que ha pasado en muchos hogares con padres de mi generación) también el gordinflón de rojo ha pasado a veces por mi casa y algo les ha dejado a mis hijos, y claro, nadie le hace ascos a un regalo. Bueno, esto es solo un símbolo que ejemplifica que más o menos de su mano han entrado en mi vida muchas canciones, algunas realmente bonitas. Así que hay aquí una larga lista que comienza por este alegrísimo tema, mitad en español mitad en inglés, titulado “feliz Navidad”, y que han cantado entre tantos otros desde Boney M. a José Feliciano. Y también tengo que destacar aquí el “Jingle Bells”, así como el “Jingle Bell Rock”, “Santa Claus is coming to town”, o “All I want for christmas is you”, encantadora y alegre canción que tan bien queda en boca de Mariah Carey. En fin, que unas y otras, pero también “otros clásicos” como “Burdo rumor”, “La Planeta”, Sabina al completo, Víctor Manuel y tantos más, han formado siempre parte de los “cantos revorianos” navideños en los que los más meramente aficionados acompañamos a los expertos de la familia, con guitarra o con todos los instrumentos que se nos ocurra improvisar. Y no decimos ni pío a la SGAE…