Muchas veces he proclamado en este mismo lugar mi convencido europeísmo. Estoy seguro de que, si se me permite la expresión, “Europa es la única salida que tiene Europa”. Aunque convendría precisar: la salida es más y mejor Europa. En todo caso, he de reconocer que, aunque mantengo firme mi convicción, a veces flaquea la fe en que ese sea el camino que realmente está transitando Europa. Y con la fe, claro, se pierde algo de entusiasmo. Hay que ser conscientes de que la construcción europea nunca ha sido un camino de rosas: las dificultades han hecho que una y otra vez la consecución de los grandes objetivos fundacionales se haya ido aplazando, dilatando o rebajando en su intensidad. Apareció así la cooperación reforzada, para que al menos algunos Estados pudieran avanzar a un ritmo algo más elevado. Y fruto de esa idea llegaron los que posiblemente hayan sido hasta ahora los logros más tangibles de la Unión Europea: la libertad de circulación, real y generalizada, aunque solo en el “espacio Schengen”, y desde luego la moneda única, el euro, aunque en este caso en un espacio más reducido que el de la Unión. En los últimos años, el fracaso de la Constitución europea o el Brexit han contribuido a ralentizar todavía más el proceso de la integración.

De todas formas, en alguna medida estas crisis pueden fortalecer a Europa, si persiste en sus objetivos centrales, aunque por otras vías. La Constitución se sustituyó por el más moderado Tratado de Lisboa, y quizá llegue el momento de volver a pensar en su reforma. Y el Brexit… quizá facilite que los demás puedan seguir avanzando con un ritmo más intenso, sin el “lastre” -si se me permite la expresión, dicha con todo respeto- que a veces suponía el Reino Unido. En cambio, tengo más dudas de que Europa sea capaz de superar otras crisis más profundas, en la medida en que afectan a los cimientos que quizá haya sido su logro más importante, como es la libertad de circulación, esa Europa sin fronteras siempre imaginada. Y es que la supresión de las fronteras internas necesita dos presupuestos fuertes, que como se ve recientemente, están muy lejos de cumplirse. Uno, que junto a las personas, circulen libremente las resoluciones judiciales, en especial las que permiten detener y enjuiciar a los presuntos responsables de delitos. De lo contrario, tendremos una enorme excepción al principio del imperio de la ley. Y en este aspecto, como vemos en ejemplos de todos conocidos, parece que la regulación de la orden europea de detención y entrega es mucho menos ágil, y mucho menos completa, de lo que nos “vendieron” en su día. Y en segundo lugar, la supresión de las fronteras internas conlleva que las fronteras externas deban ser homogéneas, con un grado de “permeabilidad” y con unos criterios para la entrada similares en todos los Estados. Y eso, ante los inmensos flujos inmigratorios que afronta la Unión, implica también la solidaridad entre todos los países. No puede ser que la situación se intente resolver por cada Estado de forma individual, y con criterios a veces antitéticos sobre la admisión. Las sucesivas crisis de los refugiados, y la respuesta común al problema de la inmigración, son los grandes retos de Europa. Si no los afronta adecuadamente, podemos estar ante un gigante con pies de barro, que sin darse cuenta se esté desintegrando a la vista de todos.

Fuentes de las imágenes:

http://manuescudero.es/blog/2015/10/30/frente-a-la-crisis-de-los-refugiados-acciones-concretas/

https://actualidad.rt.com/actualidad/185006-inmigrantes-refugiados-rutas-europa-ue